Tratamiento para las quemaduras de tercer grado



El tratamiento para las quemaduras de tercer grado es un proceso de cuatro etapas. Las etapas comienzan con el diagnóstico y las medidas para eliminar la posibilidad de infecciones, luego vienen las etapas de cicatrización para velar porque la piel se cure adecuadamente. La primera etapa en el tratamiento de quemaduras de tercer grado se inicia con una evaluación para determinar la gravedad de las quemaduras, y si la vía aérea se ha restringido, debe insertarse un tubo de aire para garantizar los niveles adecuados de oxígeno en el cuerpo.


La hidratación también se realiza en esta etapa ya que es uno de los problemas más comunes de este tipo de quemaduras. Las quemaduras pequeñas pueden tratarse con remedios caseros, medicamentos y pomadas, las plantas medicinales son grandes aliadas de este tipo de quemaduras ya que refrescan la piel, ayudan a regenerar los tejidos y tienen múltiples poderes curativos; mientras que las grandes quemaduras requieren  medidas más agresivas, como la cirugía.
Las quemaduras que cubren más del 5% del cuerpo tendrán que ser tratadas en centros especializados. La segunda fase del tratamiento consiste en eliminar el riesgo de infecciones que es la causa principal de muerte por quemaduras graves en todo el mundo. La limpieza de la zona afectada es el primer paso, ya que la quemadura disminuye el flujo sanguíneo en los tejidos, la zona tendrá que ser limpiada durante todo el día. Los antibióticos se bombean a todo el cuerpo mediante el uso de vías intravenosas o ungüentos, dependiendo de la severidad de la quemadura, así como el constante flujo de líquidos hidratantes, el movimiento también será restringido para ayudar en el proceso de curación. Esta es una etapa vital en el tratamiento, debido a que las quemaduras infectadas en tercer grado pueden causar graves complicaciones médicas, y  la muerte en algunos casos.
La curación adecuada de la piel es el tercer paso del proceso, pero es el primero cuando se trata de tratamientos cosméticos. Este tratamiento para las quemaduras de tercer grado se iniciará tan pronto como los principales riesgos se hayan estabilizado y el flujo de la sangre haya regresado. Este proceso puede involucrar injertos de piel, que es la piel tomada de otra área del cuerpo y quirúrgicamente unida a la zona afectada. Si no es posible obtener suficiente piel del paciente, se procede a tomar la piel de los donantes e incluso, pieles compatibles de animales o de producción artificial, las dos últimas opciones son sólo temporales y tendrán que ser removidas después. Sin embargo, la idea de un injerto de piel consiste en colocar una capa de piel sobre el área para que la piel pueda sanar por sí sola.
El último paso en el tratamiento de quemaduras de tercer grado es reducir la cantidad de cicatrices. La mayoría de quemaduras de tercer grado dejan cicatrices a las víctimas pero para reducir la cantidad y el tamaño es importante que las heridas se cierren de forma rápida y que la primera y segunda fase se desarrollen completamente. Entre los remedios para las quemaduras está el uso de ungüentos sobre las quemaduras para acelerar la curación y disminuir las cicatrices.
Uso de Alove vera para el tratamiento de las quemaduras.
Fuente del artículo http://www.articulo.org/9899/juliarangoar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada